Las clases de Yoga anatómico Activo pretenden flexibilizar, tonificar y equilibrar el cuerpo de forma dinámica. Mediante asanas encadenadas, repeticiones y cambios de ritmos, que facilitan un mayor enfoque en el cuerpo y la respiración. Buscan la plasticidad de los tejidos, articulaciones y la coordinación de movimientos de forma fluida. Calmando y enfocando el discurso mental hacia el movimiento corporal. Sin mantras ni meditaciones más allá de la conciencia plena en el momento presente.